Desde que Zenón de Elea inventase la dialéctica, hace dos milenios y medio, está muy claro que quien le pone el nombre a las cosas de alguna manera se apropia de ellas, se hace con su alma. Eso es más antiguo que el hilo negro, pero no está de más recordarlo para...

leer más