Imaginemos que usted y yo formamos parte de la élite mundial, la que de verdad manda y toma las decisiones de calado. No me refiero a los políticos títeres, comprables todos (quizás alguno se escape, pero no será de un país relevante) y aupados o no según convenga a...

leer más