Daniel Pinilla

Periodista y escritor. Con ganas de aprender siempre

Pasa adelante. Estás en tu casa

Mis libros

Portada de El Método Monchi
Portada de Hasta el mojito siempre
Portada de Operación Malinche
Portada de Polifemo vive al Este

Reflexiones urbi et orbe

Si hay 21D decidirá un partido que no sabe lo que quiere

Un mes después de un referéndum declarado ilegal por el Tribunal Constitucional, donde ha quedado confirmado que cualquier votante podía pasar por la urna cuantas veces desease porque el caos fue absoluto (hasta el punto de que se llegaron a contar votos durante la celebración de una misa…), el presidente destituido por el artículo 155 de la Constitución, Carles Puigdemont, ha sucumbido a la presión de la CUP y ERC, se ha tirado al callejón y ha decidido declarar unilateralmente la República Catalana para luego marcharse a tomar unos vinos a Gerona. Como si nada. Imagino que la tal Marta que aseguró (mintió como una bellaca) que la Policía le había partido los dedos uno a uno se habrá inflado a aplaudir a su líder y a su estrambótico corte de pelo. ¿Qué va a suceder ahora? De un lado está la Unión Europea, que no quiere tonterías con nacionalismos emergentes que puedan tocar las fronteras. Más líos, no gracias. Así que han apretado al inactivo Mariano Rajoy (qué lamentable que no haya sido ni para montar un mísero vídeo que desmonte la campaña de intoxicación que se creó con la mentira de que la Policía había apaleado brutal y masivamente a pacíficos votantes…) para que haga caso al rey Felipe VI y entienda que es hora de parecer que preside España y se deje de mirar a otro lado mientras financia (con el dinero de los impuestos de todos los españoles) a un gobierno regional en absoluta rebelión. 155 a canto. Italia, Francia y compañía temen un posible efecto contagio con el auge de nacionalismos que puedan fracturarles... leer más